Alertan de carencia de personal en el Centro Terapéutico de Cartaya

Lamenta que la situación “está mermando la calidad de atención que reciben los pacientes con problemas de adicción"

La sección sindical de la CGT en la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía -Assda- ha alertado de que la existencia de «tres ausencias sin cubrir» en la plantilla de la Comunidad Terapéutica de Cartaya, lo cual “está mermando la calidad de atención que reciben los pacientes con problemas de adicción»

En un comunicado, dicho sindicato alerta además de que los centros gestionados por Assda en Andalucía «sufren graves carencias”, lo cual también “está mermando la calidad de atención que reciben los pacientes con problemas de adicción», toda vez que denuncian que «ni el anterior gobierno, ni el actual, toman medidas algunas para paliar la situación de estos centros pese a haber sido informados reiteradamente».

Publicidad.

CGT explica que la agencia gestiona seis comunidades terapéuticas y el centro de seguimiento de pacientes del Pepsa, al tiempo que lamenta que la comunidad de La Línea (Cádiz) «se encuentra cerrada desde hace más de ocho meses», ya que «lo que inicialmente era una pequeña reforma por un conato de incendio en la cocina ha desembocado en un cierre del centro».

En este sentido, añade que durante la reforma parte del personal «fue trasladado temporalmente a cubrir las vacantes existentes en el centro de Tarifa», pero, añaden, «ahora, si vuelven a su centro de trabajo deberían cerrar Tarifa por falta de personal», puesto que esta comunidad «tiene una plantilla de 20 trabajadores pero seis puestos están sin cubrir». «Actualmente estas ausencias se están cubriendo con personal que se desplaza a diario desde La Línea pero ni con ese refuerzo el centro funciona con normalidad ya que de sus 52 plazas tiene cubiertas sólo 34», abunda CGT.

Además, el sindicato critica que la situación «se repite en la comunidad de Los Palacios, en Sevilla, donde también hay seis puestos sin cubrir y donde tampoco se atiende a la totalidad de pacientes para los que hay capacidad» y agrega que «las plantillas de las comunidades de Cartaya y Almonte, en Huelva, La Línea y Mijas, en Málaga, tienen todas tres ausencias sin cubrir».

Al respecto, CGT apunta que se da la circunstancia de que «ante la falta de profesionales es el resto de trabajadores los que se ven obligados a realizar las tareas pendientes, asumiendo funciones que no les corresponden o que directamente por ley no pueden realizar, como por ejemplo las tareas sanitarias que realizan médicos y DUEs en las comunidades».

Por su parte, y respecto a la situación del centro de seguimiento de pacientes del Pepsa en Granada, la organización sindical explica que «en este centro se administra por uso compasivo heroína médica» y dice que se trata de «un centro puntero que realizó un ensayo clínico con resultados esperanzadores en pacientes con historial de amplio deterioro por el consumo de drogas y varios fracasos en tratamientos de desintoxicación».

«Pero paradójicamente -prosigue- no se permite la entrada de nuevos pacientes al centro, condenando a la muerte o la cárcel en su mayoría a las personas a las que se les niega la entrada», y lamenta que «existen cuatro vacantes sin contar servicios como el de psicología, trabajo social u orientación que, si bien existieron durante la fase de ensayo clínico, se fueron eliminando hasta dejar tan solo la atención sanitaria, privando a los pacientes de este centro de servicios básicos para estabilizar su situación cuando se produce su mejora con el tratamiento».

Por tanto, desde CGT se reclama al Gobierno andaluz «un plan de choque» en el área de atención a las drogodependencias para «dotarla del personal establecido en las propias normativas de la Junta y poder dar un servicio de calidad a los pacientes».

Una actividad desarrollada en el Centro Terapéutico de Cartaya